24 Octubre, 2010 | RSS
Buscar
Inicio Saludo Biografía La opinión de... Normas del Foro Contacto
“No hay legado más valioso que la honradez” Miguel de Cervantes
CATEGORÍAS

EL SEXISMO EN EL LENGUAJE

 

Ya sé, y me consta, que es un tema suficientemente manido y del que se han escrito infinidad de comentarios y artículos. Y tampoco soy yo la persona indicada para dar lecciones a nadie en esta materia, pero es que acabo de escuchar una perorata en una televisión en la que, un político, en no menos de 10 ocasiones, ha recurrido a la obsesión-complejo de desdoblar, innecesariamente, el masculino genérico para, supongo, agradar a algun grupo feminista.

He escuchado, de forma repetida: ciudadanos y ciudadanas; niños y niñas; españoles y españolas; diputados y diputadas; todos y todas; ellos y ellas; consumidores y consumidoras. Y no recuerdo más, pero les juro que los hubo.

La Real Academia de la Lengua ya ha explicado, en numerosas ocasiones, y ante la demanda de varios grupos feministas, que en los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos como por ejemplo: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

Como sigamos por este camino, y vaya cundiendo el ejemplo, dentro de poco podremos escuchar en el colegio de nuestros hijos algo así:

Amigas y amigos, les hemos reunido a todos y a todas para hablar de sus hijos e hijas y para insistirles e insistirlas en que no somos indiferentes e indiferentas ante la importancia de los compañeros y compañeras que elijan y que, sin duda, influirán en la educación de ellos y ellas. Los profesores y las profesoras de los alumnos y alumnas estamos preocupados y preocupadas porque su educación es tan importante para nosotros y nosotras como las de nuestros hijos e hijas”.

Pero es que, por otra parte, este debate tampoco se plantea en los mismos términos de igualdad. Si así fuera, los hombres que ejercen la profesión de dentistas, anestesistas, policías o guardias, deberían sentirse también ofendidos o discriminados.

Y así, visto lo visto, es posible que algún grupo machista empiece pronto a reivindicar el uso masculinizado de estas profesiones y tengamos que escuchar, a esos mismos personajes, referirse a dentistos, anestesistos, policíos o guardios.

Comentar

Moderación activada. No es necesario volver a enviar su comentario.