15 Mayo, 2011 | RSS
Buscar
Inicio Saludo Biografía La opinión de... Normas del Foro Contacto
“Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada” Oscar Wilde
CATEGORÍAS

El calvario del Madrid

Reproducimos la Opinión de Manuel Pellegrini en el Diario chileno “El Mercurio” dentro de su sección “El Sábado” referente a su paso por el Real Madrid

 

 

“Me sentí orgulloso de haber sido elegido, porque era una consecuencia de un trabajo realizado en toda mi carrera, en Chile, Ecuador, Argentina y España, en base a ideas muy personales y preparación muy intensa. Eso me halaga mucho más que cuando te dicen que eres bueno cuando estás ganando. Me importa tan poco como cuando te dicen que eres malo cuando estás perdiendo.

-No le creo.

-Ha sido el fuerte de mi carrera.

-Usted sabía cómo trataban a los técnicos del Real Madrid. ¿Pretendía ser la excepción?

-No esperaba un tratamiento mejor en la medida en que no consiguiera mis logros. Tal vez esperaba un respaldo institucional mayor, pero de la prensa no esperaba nada. Porque no pido ni doy. Nunca participé en ningún programa de televisión ni le di mi celular a un periodista, tal vez si lo hubiera hecho habrían sido más suaves conmigo. Pero no transo mi profesionalismo por nada.

-Dicen que usted debería haber sido más mediático, más polémico, más glamoroso en su vida pública, porque se espera que el DT del Madrid sea un personaje también de la farándula y de la política.

-He tenido problemas por eso, en todos lados. Pero para mí es el logro más importante: haber avanzado sin ser una figura mediática.

-¿El club aspira, sin decirlo, a que su entrenador sea mediático?

 -No. Aspira a que sea un profesional, de bajo perfil, que no entre en controversias ni insultos. Vicente del Bosque, el entrenador de España que se conoció tanto ahora, fue del Madrid y él es así. Yo también. La prueba es que me fui con más del 80 por ciento de aprobación de la gente. Me tuve que ir por la decisión de un presidente que malentendió las cosas.

-No se me adelante. Cuando asumió en el Real Madrid sintió una realización de su carrera y estaba dispuesto a pagar todos los costos. ¿Influyó el altísimo sueldo que le ofrecían?

- No, para nada.

-Era como cinco veces lo que le pagaban en el Villarreal.

-Antes de llegar al  Madrid no necesitaba ganar más dinero. No porque sea multimillonario, sino porque necesito poco. Los más ricos somos los que necesitamos menos.

-Su estrategia es formar a sus jugadores en un plazo largo. ¿Pensó que aquí eso no le iba a resultar y que estaría poco menos de un año?

-No, pensé que estaría más tiempo. Y no por arrogante como tú crees, sino por mi capacidad, porque tenía mucha convicción en lo que haría.

-Sin embargo, no ganó ni una copa.

-No, pero hicimos la mejor Liga en la historia del Real Madrid. No ganamos la Liga porque hay un gran club que es el Barcelona; no ganamos la Champions porque no había un plantel estructurado para ganarla y ahí estuvo mi principal discrepancia; y no ganamos la Copa del Rey porque lo hicimos muy mal, fue una vergüenza de la que me siento totalmente responsable.

-¿Qué le iba pasando a usted cuando perdían? ¿Sentía sus minutos contados?

-No creo que mi salida del Madrid haya sido porque no gané nada. Si hubiera ganado la Liga, igual estaría fuera.

-¿Por qué salió, entonces? 

-Porque se produjo un distanciamiento importante con el presidente al comienzo de la temporada. Teníamos una diferencia de opinión con respecto a la conformación del plantel. Vendió jugadores que yo estimaba importantes.

-Como los holandeses Robben y Sneijder, que el presidente Florentino Pérez dio de baja cuando usted llegó.  

-No quiero decir que por eso no ganamos las copas, pero cuando hay una distancia con el presidente, el que se va es el entrenador. Y cuando perdimos en la Champions League, yo sabía que era muy difícil mantenerme en mi puesto, aunque hubiera ganado la Liga. Pero toda la dirección técnica del club quería que me quedara y toda la gente del Real Madrid también.

-A fin de cuentas, ¿en qué consistían las discrepancias con Pérez?

-Para mi gusto, el área técnica del club, donde estaban Valdano y otros, además del entrenador, debió haber tenido una mayor influencia en el plantel, como ocurre en todos los clubes, menos en éste. Es cierto que, por contrato, el entrenador no tiene voto en la conformación del plantel, tampoco la tuve en el Villarreal.

-¿Pero tuvo voz en el Real Madrid?

-No. Me habría encantado que se hubiera escuchado la voz de los técnicos, habríamos tenido una mejor temporada. Yo quería que hubiera más jugadores en el plantel. Como dijo Vicente del Bosque, y yo hoy lo comparto, cuando el Madrid entienda lo que es el puesto de director técnico, cuando le dé el respaldo que se requiere, ahí va a lograr mucho más.

-Esos jugadores tan caros y distintos que tiene el Madrid, ¿logran ponerse la camiseta con pasión?

-Absolutamente. No hay ningún gran deportista en el mundo que juegue por dinero. ¿Tú crees que Nadal en el tenis o Tiger Woods en el golf necesitan más? Juegan por la gloria deportiva personal. Eso es lo que hace grande al deportista. En eso yo comparto plenamente el proyecto del presidente del Real Madrid: llevar todas las figuras mediáticas importantes para la trascendencia del club.

-Entonces, ¿cuál es su discrepancia concreta, si está de acuerdo con tener a tantas estrellas en el plantel?

-Creo que a su proyecto le falta la voz deportiva para configurar un todo que tenga la cantidad de éxitos deportivos que debería tener con esos grandes jugadores. Se lleva a los mejores jugadores, pero no a los mejores jugadores para ese puesto que se necesita. No saco nada con tener una orquesta con los 10 mejores guitarristas si no tengo ni un pianista ni un baterista. Eso es. El Real Madrid tiene a los mejores guitarristas, pero si les pido que toquen el piano, no lo van a hacer tan bien.

-¿Intentó explicárselo a él?

-No. Ese fue mi gran error, no haber tenido más comunicación con él. Lo intenté al principio, cuando creí que mi voz sería más oída, pero cuando se produjo una diferencia, me alejé. Traté de volcar todo lo mío en la cancha. Y aquí no se juega todo en la cancha.

Se saca la chaqueta. Baja un poco el tono de voz, pero mira a los ojos para hacer su mea culpa. Los fotógrafos intentan que pose en un set con luces y paraguas que han montado en la terraza. No acepta, por ningún motivo. Y es tajante, como si aquello le fuera radicalmente ajeno.

-Pero si usted es como un rock star…

-No, no tengo nada de rock star.

No hay apelación. Las fotos se hacen, entonces, mientras hablamos y punto. No puedo dejar de pensar en los cientos de portadas de diarios y revistas con su foto y me sorprende que se horrorice tanto. Luego pienso que, en general, no son posadas, sino en acción.

-¿Por qué el diario español Marca lo trató tan mal? ¿Qué les hizo?

-Nada, pero no tiene que ver conmigo. Tenían que sacarle el máximo provecho a la venta del diario, ganáramos o perdiéramos.

-¿Le dolió cuando supo que se tenía que ir?

-Me dolió la forma. Yo ya lo sabía un mes antes. Esperaron mucho para hacerlo, porque querían tener asegurado al otro técnico, antes de despedirme. En la mañana el presidente hizo una conferencia de prensa para decir que se terminaba el contrato. Y en la tarde me llamaron para liquidarme el contrato.

-¿Le pagaron toda la indemnización?

-Todo. Así como se portaron pésimamente para decírmelo, se portaron de bien para liquidarme el contrato, sin poner ninguna traba.

-Luego, en la soledad de su piso en Conde de Orgaz, ¿botó alguna lágrima?

-(Niega con la cabeza) Lo venía digiriendo.  Me hice la autocrítica y me sentí culpable. Casi siempre me considero culpable. No les echo la culpa ni a los jugadores, que fueron mis grandes aliados, ni a la conformación del plantel. Actué como tenía que hacerlo al principio, pero asumí lo que había y de ahí en adelante, lo que ocurrió es culpa mía. Algo hice mal para que no ganáramos.

-¿Le habría gustado seguir?

-Sí, merecía seguir y así lo consideraban todos, menos el presidente. Pero estaban sentadas todas las bases para haber hecho un segundo año extraordinario. Esta profesión es así, uno está evaluado por gente amateur y si el presidente no lo quería, estaba en su derecho.

“Me fui (del Real Madrid) con más del 80 por ciento de aprobación de la gente. Me tuve que ir por la decisión de un presidente que malentendió las cosas”.

Pincha aquí para ir al artículo original

1 Comentario

  1. Este señor es un absoluto caballero, ha sido un verdadero placer tenerlo en el Real Madrid porque ha sabido actuar con una caballerosidad digna del Real Madrid e impropia del futbol en general.

    Para mi la clave fue perder todos los partidos importantes, Barcelona, Milán, Lyon, por no hablar de Alcorcón pero en cualquier caso fue un señor y se puede ir con la cabeza bien alta por su manera de actuar.

    Espero que pueda volver a demostrar su categoria en un club grande y ojala pudieramos volver a tenerle en el Real Madrid.

    Suerte Sr. Pellegrini, se la merece.

Comentar

Moderación activada. No es necesario volver a enviar su comentario.