15 Mayo, 2011 | RSS
Buscar
Inicio Saludo Biografía La opinión de... Normas del Foro Contacto
“El que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla” Manuel Vicent
CATEGORÍAS

El pecado de la soberbia y su alto coste

En un arrebato de soberbia, y para satisfacer su vanidad y arrogancia, decidió, en contra de la opinión del cuerpo técnico, que el Real Madrid tenía que gastar 115 millones de euros, (19.134 millones de pesetas) 65 millones por el traspaso y otros 50 millones más por la ficha anual durante los años de vigencia del contrato suscrito con el jugador.

Mijatovic tenía una gran ilusión, que me contagió, por contratar a Kaká en el año 2006. Le consideraba un jugador excepcional y fue una de nuestras prioridades al iniciar nuestra andadura en el Real Madrid y una promesa que, por desgracia, no pudimos cumplir.

Nos lo ofrecieron en el verano de 2.008 y Pedja me convenció de que había que asumir el coste de la promesa incumplida por que las condiciones del jugador no hacían aconsejable su contratación. Según me dijo ya no era el mismo. Al parecer era conocido por todos los profesionales del fútbol que sufría una serie de dolencias y problemas físicos que hacían presagiar un futuro nada alentador.

Acepté, como siempre lo hice, el  consejo de aquellos en los que siempre confié para tomar decisiones y renunciamos a la contratación del jugador.

Cuando Pérez decidió volver a la Presidencia estaba seguro de que la primera incorporación –la de Cristiano Ronaldo ya se había producido en Diciembre de 2.008 y por tanto no era suya- sería la de Kaká.

No me equivoqué. Le conozco bien. Para ser feliz necesita sentirse todopoderoso y, en este caso, quería demostrar que lo que su antecesor no había sido capaz de lograr, él lo podía conseguir en cuanto se lo propusiera. Su soberbia y prepotencia no tardaron en aparecer y desoyendo a los que paga una fortuna por asesorarle, Valdano incluido, se lanzó a su contratación sin reparar en el precio y en todos los informes sobre los problemas físicos y las lesiones que había sufrido el jugador la temporada anterior. Para desgracia de la economía del Club que preside enfrente estaba Adriano Galliani, una de los más listos y hábiles y que he conocido en el mundo del fútbol.

Una vez que el italiano comprobó que tenía entregado a Pérez, bien conocedor de su ego, vanidad y soberbia y, “viendo que tenía al toro en suerte, y en su terreno, le dio una estocada hasta la bola”. Lamentablemente el pagano, una vez más, fue el Real Madrid.

Nada me alegraría más que ver a Kaká triunfar, por su bien y por el del Real Madrid. Deseo de corazón que se recupere cuanto antes de sus problemas físicos y que vuelva a ser el mismo jugador que asombró al mundo entero el año que ganó la Champions con el Milan.

Pero es indudable que ello no impedirá denunciar hoy que, nuevamente, la prepotencia, la vanidad y la soberbia han jugado una mala pasada a Pérez,  que a vuelto a las andadas en el desprecio a los que está obligado a escuchar. El damnificado, una vez más, ha sido el Club al que vino a salvar con trompetas y bajo palio de algunos mercenarios que se llaman periodistas y que, ante sus graves errores, miran para otro lado y callan de forma vergonzosa.

1 Comentario

  1. OLE OLE Y OLE. NO PUEDO ESTAR MÁS DE ACUERDO. YO SIEMPRE HE SIDO ANTI-FLORENTINO, Y AUNQUE CALDERÓN ALGUNA QUE ORA CAGADA HIZO, LE DA 10000 PATADAS A FLORENTINO. OJALA VUELVAS CALDERÓN.

Comentar

Moderación activada. No es necesario volver a enviar su comentario.